Alberto Plaza

Entrevistas


“Internet es muy interesante como medio de comunicación”

Sin duda que el año 2001 fue muy bueno para Alberto Plaza, tanto en lo profesional como en su vida privada, ya que al éxito de su carrera musical se sumó la llegada de su hijo, José Domingo, quién se transformó en el centro de su vida.

Por Magdalena Valdés García

Como una persona metódica, ordenada, rigurosa y eminentemente alegre se define Alberto Plaza, uno de los cantautores nacionales con más éxitos tanto en nuestro país como en Latinoamérica. Su último disco “Un día más”, a la semana de su lanzamiento obtuvo disco de oro simultáneamente en Chile y Colombia.

Precisamente cuando se encontraba de gira en este país, recibió el llamado de Diego Armando Maradona, quien expresó su admiración por su música. Fue en esa ocasión cuando el chileno le interpretó varias de sus canciones y hasta terminaron cantando juntos. Ahí le contó que durante su estadía en Cuba, sus canciones se convirtieron en su gran compañía. “Te juro por mis hijas que escribí en grande la letra del tema “Amigo” en la muralla de mi habitación”, le dijo el ídolo argentino.

Luego, el pibe lo invitó a la fiesta que ofreció en Argentina en el Hotel Hilton, tras el partido con que lo homenajearon. “Fue muy emocionante e impresionante. Era una cosa especial haber estado en la cancha de Boca viendo como lo despedían y contar con su admiración, es increíble”, asegura el cantautor. Después fue a visitar a su amiga Cecilia Bolocco y a Carlos Menem a Don Torcuato, donde compartieron una comida.


Tú das la imagen de una persona tranquila y Maradona es justo lo contrario, ¿no es raro que él haya querido conocerte?

- Yo soy una persona tranquila, pero le gusto a los tranquilos, a los intranquilos, a las mujeres y a los hombres de distintas edades. Maradona me llamó cuando estaba en Cali y me dijo que era fanático mío y era absolutamente cierto, porque estuvimos cantando y se sabía todas mis canciones. Incluso había escrito la letra de una de mis canciones en la muralla de su pieza. Se mostraba muy feliz de conocerme, tanto como yo me mostraba feliz de conocerlo a él. Ahí nació una amistad espontánea, me invitó a acompañarlo en su homenaje, en su despedida. Es un ídolo impresionante, no hay límites para la idolatría que se le tiene en Argentina.

¿Con qué impresión te quedaste?

- Es un hombre muy carismático, afectuoso y cálido. Está muy consciente de su condición de ídolo, en el buen sentido de la palabra, pero no para hacer sentir el peso de su superioridad, sino que simplemente consciente. Sabe cómo lo aprecian. Es una persona muy especial, una figura de la historia.

¿La llegada de tu hijo José Domingo ha cambiado tu manera de ver y enfrentar las situaciones?

- Absolutamente. Ha reorientado la antena del ego. Lo ha sacado de mí para situarlo en él. Es el centro de mi vida. Eso es muy bueno porque es fácil que un artista tenga el ego muy alto o que piense mucho en él. Uno se siente como el centro, por lo que es importante centrar esa energía en otra persona. Siempre lo he hecho con mi mujer, pero no tanto como debiera ser. Con él, es mucho más contundente porque un hijo representa el destino final de todas las preocupaciones y los anhelos.

¿Te gustaría tener otro hijo más adelante?

- Sí, claro que sí. Seguramente lo vamos a tener.


¿Te molesta que una de tus canciones sea utilizada como cortina musical en la radio de la guerrilla colombiana FARC?

- Me parece increíble. No quisiera que fuera así, pero me doy cuenta de que las canciones muchas veces toman residencia en corazones que uno no conoce y que muchas veces no quisiera. Nunca he esperado ni sospechado el impacto que va a tener una canción. Así, también, ha ocurrido que “Voy a cambiar el mundo”, -canción de su último disco- fue dedicado a un padre de una amiga que estaba en su lecho de muerte. Le decía “tú descansa tranquilo que mientras duermes, yo voy a cambiar el mundo”. Me emocioné mucho porque no me imaginé que pudiera tener esa interpretación y de verdad la tiene. Otras canciones que tratan sobre el amor de pareja han sido dedicadas a un padre. Así como pasa esto, pasa esto otro. Yo hago las canciones y de ahí para adelante, no me responsabilizo.

¿Y cualquier grupo puede tomar una canción tuya?

- Sí, claro, las canciones son para eso.

¿Entonces no te opondrías a que un partido político de nuestro país tome una de tus canciones?

- Es que ahí tengo un poco más control. Pero créeme que no voy a decirles a los de la FARC que no usen esta canción. Cuando estamos hablando de personas normales y civilizadas puedo decirles y determinar el uso. Si me pongo pesado con la FARC…. Algunas canciones han sido utilizadas por partidos políticos y lo he lamentado porque no me gusta.

¿Qué viene ahora en tu carrera?

- Tenemos que presentar este disco nuevo que me tiene muy motivado porque es muy optimista y entretenido, está hecho al más alto nivel con los mejores productores y músicos, lo mismo que hacen los grandes éxitos mundiales. La promoción de ese disco en Chile, en Argentina a reforzar, ya lo hicimos en Colombia. En Chile vamos a mostrarlo durante el verano.

¿Cuáles de las canciones que has compuesto son las que más te gustan?


- No tengo una canción, ni siquiera un grupo de canciones preferidas. Cada una toma importancia y preferencia de acuerdo a mi estado de ánimo. Sería como preferir a un hijo, no sé si se pueda. Tengo uno solo y si tuviera otro, no quisiera tener preferencias.

Comunicándose con sus fans

Hace más de seis años, Alberto lanzó su página web http://www.albertoplaza.cl, lo que le ha permitido mantenerse en contacto con sus miles de fans, tanto chilenas como extranjeras. Como es obvio, en su sitio sólo se pueden oír fragmentos de algunas de sus canciones. “Estamos luchando contra los MP3, además, EMI ( su sello) me mataría”, dice.

¿Por qué lanzaste tu portal?

- Internet es un canal de comunicación poderosísimo, donde uno controla la información que uno quiere entregar. Mi sitio lo he usado como canal de comunicación oficial de cosas mías, incluso entrevistas que he querido dar sólo través de la página. Me parece muy interesante como medio de comunicación.

¿Chateas con los visitantes de tu página?

- Me comunico mucho por mail, recibo mucho feedback. No he chateado aunque tengo un canal en la página. Además, tenemos una red de amigos a lo largo de toda Sudamérica, un club de amigos de Alberto Plaza en Ecuador, Colombia, Bolivia, Perú, Argentina, Chile y Estados Unidos. Hay un presidente en cada país y se comunican entre ellos y forman una red de ayuda solidaria. Muy interesante. Por ejemplo, esta Navidad entregamos regalos en un hospital de Santiago. Otros años hemos ido a sectores populares, cada club de amigos en su país hace lo propio.

¿Qué páginas visitas frecuentemente en Internet?

- La prensa fundamentalmente. También las informaciones de fútbol. La página http://www.vivefutbol.com es buenísima. También los bancos y consultas esporádicas que tenga.

¿Navegas mucho en Internet?

- No, no navego tanto. Lo que más utilizo es el correo electrónico. Voy a lo concreto. Se me van muchas horas del día escribiendo y contestando mail. Es una actividad importante dentro de mis días, por lo que no me queda tiempo para otras cosas.

 

 

"Era catorce de febrero, había luz en el jardín, y yo empecé a escribir"


En su paso de promoción por Argentina, el chileno nos habla de su nuevo disco "Febrero 14".

Diciembre 2003

CM: Bienvenido nuevamente al Canal de la Música Alberto, ¿nos vas contar un poquitito de este nuevo disco, el número once en tu carrera?
Alberto Plaza: Sí, tengo la alegría de un disco nuevo. Siempre, cuando uno lanza un dico nuevo, tiene toda la ilusión del mundo de que guste. Los éxitos pasados no garantizan el éxito futuro. Mucha humildad, sobre todo, para empezar desde cero. Es un disco muy lindo que se llama "Febrero 14" y la primer canción que estamos dando a conocer es la que da título al disco, que es la del Día de los Enamorados.

CM: Contame un poco cómo fue la historia de esa canción que le da título al disco.

AP: Mirá, era catorce de febrero, había luz en el jardín, y yo empecé a escribir.

CM: ¿Viene con mucho romanticismo este trabajo discográfico?

AP: Sí, le puse "Febrero 14" porque el disco es principalmente romántico, pero hay algunas canciones hasta para bailar, como para las fiestas.

CM: ¿En este disco experimentaste otros ritmos?

AP: Sí, fíjate que yo había grabado salsa y merengue pero como para entretenerme; y había grabado ritmos del altiplano, pero fundir los dos no lo había hecho nunca. En este disco hay varias canciones que tienen esa fusión caribe-andina.

CM: ¿Dos meses te llevó armar este disco?

AP: Sí. En Miami hicimos tres canciones latinas, y en Los Ángeles hicimos las restantes. Tuve la suerte de trabajar con artistas de muchos países distintos. Es una torre de Babel: hay músicos de Puerto Rico, de Cuba, de Argentina, de Chile, de Perú, Colombia, Venezuela...

CM: ¿Dónde grabaron el video clip del corte de difusión?

AP: Vinimos a hacerlo acá, en un pueblito de Córdoba muy lindo. Tiene nada más que diesiséis habitantes. Esta historia se desarrolla ahí, son dos niños que se enamoran con ese amor tan inocente. Pasa el tiempo y el protagonista vuelve al pueblo y comienza a recordar eso.

CM: ¿Los niños que actúan en ese video son de ahí mismo?

AP: Sí, son cordobeses. La producción también es cordobesa.

CM: ¿Te llevó mucho tiempo grabarlo?

AP: No, estuvimos tres días, con un frío! Lo grabamos en junio. Cada vez que vamos a Córdoba hay más entusiasmo y más gente que nos va a ver.

CM: Sabemos que te gusta venir a la Argentina por la relación que tenés con los fans, pero con Córdoba siempre tuviste algo especial.

AP: Sí, hay una diferencia entre el interior y la capital. Son como dos mundos diferentes. Ya me lo habían dicho algunos artistas amigos míos, pero estamos a las puertas de hacer un concierto aquí en Buenos Aires que sería para el mes de abril, en el Gran Rex. Vamos a visitar varios lugares con este disco de once canciones. A mí me gusta mucho, y ya vendremos a presentarlo en vivo.

CM: Contame de tu experiencia en Medellín, Colombia.

AP: Colombia es un país que me abrió su corazón desde el principio. Hicimos un concieerto por la paz ante unos veinticinco mil estudiantes con niños elevando sus manos por la paz. Colombia es un país alegre, optimista, trabajador...

CM: ¿Cómo sigue ahora la difusión de este trabajo? ¿Ya salió en todos lados?

AP: Este disco sale desde los Estados Unidos hasta Chile en todos los países salvo México que sale otro porque todavía no he trabajado en México. Ahora voy a Chile, sigo a Mimai y me voy a México.

CM: Bueno Alberto, un placer enorme tenerte entre nosotros.

AP: Gracias, muchas gracias al Canal de la Música.




"El dia que me caiga de verdad me van a hacer pedazos"


El cantautor nacional adelanta detalles de su nuevo álbum y desmiente que su carrera esté enfrentando una crisis a causa de la cancelación de un concierto que vendió sólo 18 entradas.


Por Laura Landaeta

Alberto Plaza (36) realizará en octubre su concierto número 800. Esa actuación coincidiría con el lanzamiento de su séptima placa discográfica, que ya se encuentra en proceso de preproducción.

Mauricio Guerrero, quien trabajó con Luis Miguel en Romances y en estos momentos interviene en la gira de Phil Collins por Estados Unidos, será el encargado de la producción musical de ese álbum.

Además, el cantautor nacional espera contar con la colaboración de dos músicos del staff del artista mexicano.

Este ambicioso proyecto acalla los rumores de que su carrera estaría enfrentando una crisis y que su poder de convocatoría habría mermado en el último tiempo. Estas especulaciones tuvieron su clímax hace un mes, cuando se suspendió repentinamente el concierto que ofrecería en el Teatro Providencia con 18 entradas vendidas. Pese a esta situación, el artista asegura que nunca ha conocido el fracaso y que todo se trató de un malentendido ya que ahora se prepara para su definitiva consagración internacional.

Con 15 años de trayectoria y cerca de 300 mil copias vendidas de sus discos en Chile y el extranjero, Plaza aclara que sus últimas presentaciones han tenido una excelente acogida en el público. Sin embargo, reconoce que su entrada al mercado mexicano y norteamericano lo hará competir con baladistas que muchas veces centran su éxito en su juventud y atractivo físico. Claro que, lejos de perder confianza ante este nuevo desafío, señala: "Mi música no es una moda y en su éxito la edad no tiene nada que ver".

Obsesivo y meticuloso -al punto que es capaz de comer todos los días el mismo plato: pollo con arroz-, este artista no se impacienta por obtener logros en el corto plazo. No en vano, a esta altura de su carrera ha conquistado los mercados de Chile, Ecuador, Bolivia, Paraguay y Colombia, llegando a ser considerado un baladista a la altura de figuras internacionales como Mercedes Soza y Pablo Milanés.

- Su último álbum, Bandido, ha vendido 72 mil copias en Chile.

¿Cómo ha sido la acogida del público durante las últimas presentaciones de este trabajo?
- Mejor que nunca. En Viña, por ejemplo, llené cinco veces seguidas el Teatro Municipal. Este disco me ha situado en el mejor momento de mi historia.

- Entonces, ¿cómo explicaría que para su recital en el Teatro Providencia se hayan vendido 18 entradas?
- Esto es muy delicado y creo que hubo una mala interpretación de las cosas. Supongo que no mucha gente sabe que los socios del Teatro Providencia se conocieron en la cárcel, porque así fue. Ellos son los mismos que estafaron a Natalia Cuevas, por ejemplo. Por eso hay que ver a quién darle credibilidad. Obviamente es atractivo decir que Alberto Plaza está fracasado, pero no es así. Sería interesante, pero no es así.

- ¿Qué fue lo que sucedió realmente?
- Yo había hecho un contrato con el teatro y muchas cosas no se habían cumplido. Estaba en mi oficina con Natalia Cuevas y ella misma fue quien me contó que la habían estafado en no sé cuántos millones de pesos. Entonces, yo agarré el teléfono y pedí que cancelaran inmediatamente el recital. He cancelado más de dos mil recitales en mi vida.

- Pero eso no justifica las bajas ventas...

- Es que decidí cancelar el recital cuando llevábamos un solo día de ventas, por eso eran sólo 18 entradas. No fue nada más.

- Entonces, ¿les resta validez a los comentarios que hablan de su falta de convocatoria?
- Creo que la gente tiene que tener un dedo de frente para saber cuánto puede convocar una persona que vende 100 mil discos. Existe una mala intención en ese tipo de opiniones. Decir que se vendieron "sólo" 18 entradas sin decir por qué, es ser mala leche.

- ¿Usted culpa a la prensa de esos comentarios o a los dueños del Teatro Providencia?
- En este país generalmente esperan que estés mal para hablar de ti, porque cuando estás bien es una lata hacerlo. Los gallos entretenidos son Pancho Puelma, el Flaco de Dinamita Show y esa clase de gente. Alberto Plaza es una lata porque en él todo anda bien, come yoghurt y sale a trotar todos los días. Si yo no suspendía ese concierto, los dueños del teatro me habrían estafado. Sin embargo, ahora creo que habría sido menos dañino eso que haber desistido. Da lo mismo que llene todos los teatros porque si suspendo uno, van a creer que estoy arruinado y no van a mirar todo lo demás. El día que me caiga de verdad me van a hacer pedazos y eso lo tengo muy claro.

- Los baladistas jóvenes explotan una imagen sensual. Sin embargo, usted no tiene ni la edad, ni el aspecto físico que poseen esas figuras. ¿Cree que su proyección internacional se ha estancado a causa de su imagen más adulta?
- Yo llevo 15 años cantando y he visto a muchos artistas entrar y salir, por eso siento que la música puede convivir sin necesidad de que estos jóvenes representen una amenaza. Uno no siempre puede estar en la cresta de la ola porque eso es irreal. Pero no creo que ahora sea el momento para preocuparme por eso. Además, la gente reconoce el talento y lo cuida, más allá de cualquier imagen superficial.

- Hace varios años que usted inició un proceso de internacionalización, pero recién ahora está entrando al mercado argentino y colombiano. ¿No siente que sus logros se ha dado con demasiada lentitud?
- Sí, pero todo depende de los planes que uno se trace. Yo inicié mi plan hace varios años y he ido logrando cosas interesantes, a diferencia de lo que creen otros. He cantado en Quito con Silvio Rodríguez, Mercedes Soza y Fito Páez, por ejemplo. Esa es una solidez internacional. Ahora, cuando uno se plantea una internacionalización, todo el mundo tiende a pensar en México y no es tan así.

- Sin embargo, México es la plataforma para triunfar en Centroamérica y Estados Unidos.

- Sí, es muy importante, pero estoy disfrutando cada paso y no me angustia ganar ese mercado. Siento que mis canciones tienen mucha vida, estoy lejos de ser un artista de moda, soy un artista de largo plazo. En ese sentido, cada nuevo disco ha dado un paso adelante. El día que note un retroceso, me dedico a otra cosa. Llevo más de 100 mil discos vendidos de Bandido, 18 mil de ellos en otros países. Estoy avanzando y las cifras así lo indican.

- Una de las principales complejidades del mercado mexicano y norteamericano es la simpleza en el lenguaje de sus compositores.

¿Cuál será su estrategia para competir con éxito en los países del norte?
- Realmente ese es un mercado difícil de definir, es resistente a la poesía, las baladas son directas. Pero, sin embargo, yo soy fiel a mi naturaleza, busco la poesía y ella me domina. Por lo tanto, si se resisten tendré que intentar con más fuerza, pero no voy a cambiar mi estilo.

- A nivel internacional se le reconocen dos carreras paralelas, la de intérprete y la de compositor, que es la que más éxito le ha dado en Argentina, México y Venezuela. ¿Ha pensado alguna vez en dedicarse sólo a la composición?
- Yo más que nada soy un cantautor, un trovador romántico. Hago mis propias canciones y la labor de compositor para terceros es secundaria. El centro de mi trabajo es ser un cantautor y lo va a ser por mucho tiempo más. Mi labor de compositor va a empezar después. Esta visión paralela está más asociada a figuras que han tomado mis canciones, pero todas ellas habían sido grabadas primero por mí. Sin embargo, han sido muy pocas. Principalmente algunas realizadas por Carlos Mata, Valeria Lynch, Los Angeles Negros y algunos cantantes de salsa.

- Los chilenos más exitosos a nivel internacional han manejado su carrera mediante verdaderas empresas en torno a su imagen. ¿Cree que esa es la única forma de posicionarse en el extranjero?
- Es muy necesario porque uno como artista no tiene posibilidades de hacer cosas si no es apoyado por una estructura empresarial. Yo tengo un manager, una relacionadora pública, un estudio, una persona que me hace la gráfica, un director musical, un productor de giras y una editorial. Si no hay estructuras, es imposible funcionar, sobre todo cuando piensas en ganar una posición internacional.
- ¿Cuál ha sido el país al que más le ha costado ingresar como artista?
- Creo que Perú es una espinita que tengo clavada. Ahí me conocen como artista; sin embargo, todavía no logro consolidarme como yo quisiera. El resto está todo como me lo he trazado, ha funcionado como he querido.

- El año pasado usted grabó la canción de Chile para Francia '98, realizó algunos avisos publicitarios y ubicó en las radios varios temas de su último disco. ¿Cómo maneja el tema de la sobreexposición?
- Aparezco y desaparezco. De repente, la gente pregunta qué será de Alberto Plaza y yo aparezco con un disco nuevo, luego hago muchas cosas y cuando la gente se cansa, me salgo. Eso es lo que estoy haciendo ahora, por ejemplo.

- Entonces, ¿usted siempre funciona en los extremos?
- El exceso de exposición no depende de mí. No puedo controlar que mis canciones funcionen hasta cierto punto. Con respecto a los jingles, estaban grabados desde hace tiempo y las empresas los lanzaron cuando mi disco estaba muy bien en ventas. Entonces, lamentablemente, eso no lo puedo manejar. Lo de la selección nacional lo hice consciente de que iba a sonar mucho, pero no me parecía malo.

- Sin embargo, en cada partido de fútbol y programa deportivo fue interpretada hasta el cansancio.

- Claro, de hecho una vez fui al estadio y sonó un montón de veces. Entonces fui a la caseta a pedirles a los encargados que por favor no la pusieran más porque la gente ya estaba pifiando y me iban a odiar. Además, la selección de Chile no andaba muy bien. La única manera de controlar esto es no ir a hacer programas de televisión y no dar entrevistas.


¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com