Alberto Plaza

Letras de Canciones


Cómplices
Año 1991


1. Aventurera
2. Quédate sola
3. Ahora esa mujer
4. Por el hecho de estar sin ti
5. Sin luna ni nada
6. Cómplices
7. Tantos diciembres
8. Toma una esperanza
9. Sabía
10. Dime, hermano


AVENTURERA


Acostumbrado a decir "te quiero" con una sonrisa;
acostumbrado a regalarte con los ojos una flor,
ya no te he vuelto a decir "te quiero"
y nunca mas te regale una flor
mala costumbre no decir "te quiero" a viva voz.

Y aquellas cosas que hace algunos años nos hacían reír,
están tomando forma de recuerdo y nos hacen llorar,
ya no hemos vuelto a caminar de la mano
por la playa hasta que muera el sol
mala costumbre no escribir en la arena "tu y yo".

Aventurera ya se acaba el tiempo para aventurar;
aventurera que no tenga cada cosa su lugar.

Aventureros de la madrugada vamos a juntar
amaneceres empinando besos hasta emborrachar
nos amaremos tanto, que el amor
va a estar celoso de nosotros.

Aventureros hasta que la luna vaya a naufragar;
hasta que el día nos recuerde todo lo que hay que olvidar
nos amaremos tanto, que el amor
va a estar celoso de nosotros.

Acostumbrado a suponer que tu ya me conoces bien;
he postergado nuevamente un beso solo por creer
que un sentimiento no puede morirse,
que se conquista una sola vez
mala costumbre que lo entienda y no lo pueda comprender.

Aventurera con una mirada de complicidad
aventurera puedes darme fuerza para continuar.

Aventureros de la madrugada vamos a estallar
en un millón de nuevas aventuras en la oscuridad,
nos amaremos tanto, que el amor
va a estar celoso de nosotros.

Aventureros hasta que la luna vaya a naufragar
hasta que el día nos recuerde todo lo que hay que olvidar
nos amaremos tanto, que el amor
va a estar celoso de nosotros.

Aventurera ya se acaba el tiempo para aventurar
aventurera que no tenga cada cosa su lugar
aventurera con una mirada de complicidad
aventurera, puedes darme fuerza para continuar.

POR EL HECHO DE ESTAR SIN TI

Por el hecho de estar sin ti, he debido inventar,
nuevas formas de combatir los días,
no pensé que sería así, dolorosa verdad,
aunque no me resigno todavía.

Por el hecho de estar sin ti, demasiado castigo,
hace frío en mi alma y no hay abrigo,
no pensé que sería así, ahora nada tiene sentido,
por el solo hecho de estar si ti, vacío.

El pasado alejándose, y esta pena matándome,
la alegría burlándose, y yo solo apagándome.

Por el hecho de estar sin ti, ya no hay poesía,
el destino otra vez me desafía.

No pensé que sería así, mi esperanza naufraga,
cada noche la soledad, me traga
no pensé que sería así, y no encuentro consuelo,
que alguien me haga saber que yo, te espero.


CÓMPLICES

Lléname
esta noche de poesía.

Por ejemplo, hazme creer que el día
se atrasó
y llegará más tarde...
quédate.

No te lleves la fantasía;
quedan muchos besos todavía;
hoy el sol
no vendrá a buscarte.

Lléname... quédate... cómplices.
Cruzaré

El estrecho puente imaginario;
hipnotizado llegaré al santuario;
al rincón
donde el delirio es señor.

Pediré
un deseo revolucionario:
una entrevista con el calendario
y el reloj,
por que los odio a los dos.

Cruzaré... pediré... cómplices.

Volaremos, amor,
en el sueño mayor
hasta el borde del sol;
llevaremos un mar
y un diluvio de sombras;
solos tú y yo.

Abracémonos más
y una nube de paz
quedará para siempre...
quédate, mi cómplice.

Llevaré el recuerdo eterno de tu abrazo;
ya mañana estallará en pedazos
que jamás volveremos a ver.

Guardaré
el destello de tus ojos mansos;
cuando sufra me darán descanso
y el dolor
me ayudarán a vencer.

Llevaré... guardaré... cómplices


SABÍA

Sabía, que no te quedarías,
de la que yo, me enamoré.

Sabía, que yo no seguiría,
sabía que me iría, alguna vez,
yo ya no soy, el mismo que,
te conquistó, y amaste ayer.

Te quise tanto, que ahora, no queda nada...

Cambiamos, no se que fue de aquellos,
enamorados locos, que alguna vez,
soñaron, con el amor,
que el tiempo cruel, ya se llevó.

Te quise tanto, que ahora, no queda nada...


DIME, HERMANO

Dime hermano, porqué la montaña
el ingrato se fue una mañana
y no quiso jamás regresar,
con señora paciencia lo espera,
y va soñando que ya he de volver,
y los ríos son llantos de pena, pena del que ha perdido un querer.

Dime hermano, es verdad que la luna
es el sol que se ha ido a bañar,
y que ha vuelto cubierto de espuma,
salpicando la oscuridad,
dime hermano, será que las olas,
pedacitos inquietos de mar,
solo hasta el horizonte se asoman
porque no han aprendido a nadar.

No quiero yo saber,
como se mueve el universo,
yo solo se que con un beso,
le das sentido y vida a mi voz,
quien mueve tanto el mar,
y quien enciende el firmamento,
que me lo digan tus ojitos,
luz de mi verso y de mi canto.

Dime hermano es verdad que el desierto,
ha perdido las ganas de amar
cada noche las nubes lo besan
pero agua no quieren dejar,
dime hermano, la naturaleza
que me enseña del bien y del mal,
tiene acaso una eterna tristeza,
la razón le ha enterrado un puñal.

Dime hermano porque a las estrellas
no las dejan salir a pasear,
con sus forma redonda y coqueta,
cierto es que se deben cuidar,
pero se de cuartados planetas,
de un lejano sistema solar,
que vivieron cerrando la puerta
y los tragó el infinito voraz.




QUÉDATE SOLA

No sé por que lo preguntó,
nunca olvidaré su voz caminamos sin hablar,
solo dos en la ciudad,
y nos dejamos arrastrar, por la magia que tenía ese lugar.

No fue casual, un beso y abrázame,
para mí la eternidad, para ti un día más
solo eso puedes dar.

Quédate sola, con el silencio
tu sección de libertad ha vencido una vez más,
y ahora dime cómo te olvido, dime ahora cómo consigo,
apártenme del amor, alejar el dolor.

Y ahora déjame llorar, mientras duerme la ciudad,
si la tristeza no se va, que por lo menos me ayude a
continuar.
ya no será, tan fácil volver a amar,
pero ya amanecerá y la brisa traerá,
lo que tu no sabes dar.

Quédate sola, vuelve a ser libre,
si no estas dispuesta a amar prepárate a llorar,
pero primero dime cómo te olvido,
dime ahora cómo conseguiré,
apartarme del amor, alejarme del dolor,
y ahora dime cómo te olvido,
dime ahora cómo consigo,
apártenme del amor, alejar el dolor.


AHORA ESA MUJER

Entre llanto y sonrisa irrumpió la vida,
haciéndoles creer que les pertenecía,
llenando de ilusiones esos dos futuros,
que más podían pedir.

Comenzaba el desafío que los años
van dejando pronto en el olvido,
los desvelos y todas las rebeldías
que hubo que asumir.

Y aunque duele ver en el espejo,
lo que en el calendario no se ve
es más duro el paso de los años,
cuando la niña es toda una mujer.

Y ahora esa mujer,
esa que vieron crecer, llorar ayer,
ha levantado la vista y ha empezado a andar,
ha despertado del sueño y quiere libertad,
ha comenzado a volar, ha comenzado a volar.

Y ahora esa mujer,
ha decidido vencer su timidez
ha levantado la vista y ha empezado a andar
ha despertado del sueño y quiere libertad,
ha comenzado a volar, ha comenzado a volar,
ahora esa mujer,
ahora esa mujer.

SIN LUNA NI NADA

Fui por la noche buscando una estrella,
para encantar a una hermosa doncella,
pero a la sombra del suelo dormí,
y en el descanso el camino perdí.

En la penumbra pedirle al sol,
se despertara, mi sueño de amor,
pero el amor no me pudo encontrar,
entre las huellas de la oscuridad.

Todo el calor de la piel se me fue,
y el corazón nunca más entregué.

Y ahora tú, sin luna ni nada,
quieres sembrar en mi pecho la luz,
y ahora tú, tan joven y blanca,
cambias mi noche en un cielo de azul.

También recuerdo que fui enamorado,
por el ocaso de un cuerpo encantado,
y entre tinieblas mil besos sembré,
pero sin alba no quiso crecer,
y entre los sueños mi tienda planté,
en el sereno del anochecer


TANTOS DICIEMBRES

Ahora sí encontré un lugar
donde guardaré tu nombre
ya no podrá fundirse con mi nombre.

Un lugar del corazón
lejos de mis pensamientos
pero donde siempre estés viviendo.

Llevo olvidándote, tantos diciembres,
imaginándote, en la oscuridad, en mi oscuridad.

Aunque se reconocer
las fronteras del pasado
sigo del recuerdo enamorado
y es que ya no te amo a tí
lo que amo es esa historia
que le regalaste a mi memoria.

Llevo olvidándote, tantos diciembres
imaginándote en la soledad, en mi soledad.

Y así, ya tiene su lugar
y en aquel recuerdo, vivirás,
cerca de todo lo que he querido más,
pero en el pasado, vivirás.

Y ahora si ámensele
sin temor a recordarte
sin buscar tu nombre en todas partes.

Llevo olvidándote tantos diciembres,
imaginándote, en la intimidad, en mi intimidad.

TOMA UNA ESPERANZA

Como el sol de la mañana, nace mi canción desnuda,
amiga, hermana,
hoy no escribiré un poema, solo juntaré palabras,
sencillas, serenas.

Vamos a inventar un sueño, hasta hacerlo realidad.

Toma, toma una esperanza, abrígala,
dale, dale tu alegría, conquístala.

Como el sol de la mañana, como sale a dar la luna,
su ronda nocturna,
crece mi canción y vuela, vuela para hablar de cosas,
sencillas, serenas.

Hoy no escarbaré profundo, solo te hablaré de paz.

Toma, toma una esperanza, abrígala,
dale, dale tu alegría, conquístala,
dónde, dónde está dormida, la voluntad,
nada, nada es imposible, convéncete...


¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com